1/28/2014

Choque de galaxias, la nuestra contra Andromeda

Andrómeda se dirige hacia nosotros a 120km por segundo y se prevé que chocará con nuestra galaxia Vía Láctea en tres o cuatro millones de años. El resultado, si alguien está aquí para verlo, será hermoso. Como hay tanto espacio vacío y grandes distancias entre las estrellas, las dos galaxias pasarán entre ellas y es muy poco probable que ninguna estrella se choque, pero el polvo y las nubes si, es decir, la tasa de creación de estrellas será impulsada en gran medida y las supernovas serán más comunes.
Además, las supernovas (que actualmente aparecen dentro de cualquiera galaxia cada 50 años más o menos) es probable que empiecen a suceder una vez al año, algunos de ellos lo suficientemente cerca de eclipsar a todo el resto de las estrellas que se ven desde la Tierra.

Después de haber pasado tan de cerca, Andrómeda se retirará por un tiempo, y luego volverá para una colisión de frente. Esta vez, los agujeros negros supermasivos en los centros de las galaxias pasará lo suficientemente cerca para tirar unos de otros y combinarse. Las ondas gravitatorias lanzarán muchas estrellas en el espacio intergaláctico, y atraerá otras estrellas más cerca al núcleo. Hay una buena probabilidad de que nuestro sol (que para entonces será un poco más grande, pero todavía existirá), junto con sus planetas (la Tierra todavía estará allí, pero estará seca y sin vida) sera arrastrado hacia el centro de las galaxias combinadas y luego arrojado hacia el exterior. (Hay una posibilidad muy pequeña de enviarnos hacia uno de los agujeros negros.)

Nuestro cielo nocturno en este momento es hermoso. Pero comparado con lo que va a ser visible durante ese tiempo futuro, este es francamente aburrido. El cielo se llenará de tantas estrellas que la noche ya no será oscura. Las nubes de gas serán brillantes y en muchos colores. Si llegamos a estar lo suficientemente cerca del centro, incluso vamos a ser capaces de ver los chorros enormes de gases que expulsan los agujeros negros desde su núcleo.

Poco después, el sol finalmente se ampliará hasta engullir a la Tierra llevando a nuestro planeta a su desaparición final. ¡Pero que final!